Cuando la informática se vuelve imprescindible en tu empresa, cualquier accidente en tus sistemas puede dejarla paralizada durante horas o incluso días, provocando importantes pérdidas de dinero y de imagen corporativa.

En Syspixel tenemos experiencia en montar sistemas en alta disponibilidad y centros de contingencia de forma que tu informática trabaje todos los días del año. Además nos sentamos contigo a ver qué es lo realmente crítico para que se adapte a tu presupuesto, dando más prioridad a aquellos sistemas que te hacen ganar dinero.

¿Qué es la alta disponibilidad?

Cuando surge la necesidad de un nuevo servicio informático, se busca una máquina que esté en condiciones de dar el servicio, se instala el software y se empieza a utilizar. Las máquinas modernas son bastante fiables, ¿verdad? Es poco probable que se le estropee una pieza… Sin embargo:

  • Los componentes de los ordenadores se deterioran con el tiempo, mientras que la aplicación que corren se va utilizando más y empieza a ser clave en el negocio

  • Además de los componentes internos, otros elementos necesarios para dar el servicio también pueden fallar: cables, equipos de comunicaciones, circuitos eléctricos, etc.

  • La mayoría de las paradas de sistema suelen estar relacionadas con mantenimientos de software o subidas de versión, y una aplicación incorrecta puede dejar el sistema inutilizable

En todos estos casos, llevará tiempo restaurar el sistema a su estado normal y debemos plantearnos las siguientes preguntas: ¿cuánto puedo tener un servicio parado? ¿Cuánto dinero me supone cada minuto/hora/día de inactividad?

En Syspixel revisamos contigo estas cuestiones y te proponemos una solución práctica, que te permita minimizar las pérdidas sin suponer un lastre para tu bolsillo. Somos especialistas en:

  • Clusters activo/pasivo.

  • Balanceo de servicios.

  • Soluciones con hardware redundante.

Contingencia

Cuando nuestra empresa alcanza un cierto volúmen y operamos en varias ubicaciones geográficas, es normal considerar la posibilidad de operar en una sede alternativa si por cualquier circunstancia la sede principal no estuviese operativa.

Cuando uno piensa en eventualidades “grandes”, siempre se nos ocurre el mismo ejemplo: ¿y si cae una bomba? Pero la realidad es que es mucho más probable que la obra que hay enfrente del edificio corte el acceso a Internet o que una avería en el aire acondicionado en pleno verano haga que la sala de las máquinas se ponga a 50ªC y sea necesario pararlo todo.

En Syspixel te ayudamos a establecer sistemas de reserva en tu sede secundaria y preparamos todo para que los datos que contienen estén siempre actualizados. Y lo más importante: te ayudamos a definir un plan de contingencia, porque cuando realmente surja un problema grave necesitas que todo vaya según lo previsto y no se improvise sobre la marcha.